Primera jornada del #2018TTIX: Mirar hacia el pasado y hacia el futuro

TTIX 2018 Day 1

La primera jornada del TTIX 2018 aportó una gran cantidad de ideas para estimular el debate los días siguientes. Desde establecer la forma en que los think tanks pueden trabajar de manera eficaz con los financiadores hasta considerar las funciones más existenciales de los productores de contenidos y los curadores en esta época de noticias falsas, la jornada contó con discusiones enérgicas, honestas y profundas.

El alcance de este intercambio radica en su comunidad, y los facilitadores, Nick Ishmael y Valerie Traore, se aseguraron de que todos los asistentes se integraran en los debates coordinando sesiones grupales por la tarde y transmitiendo preguntas desde el público y mediante la aplicación.

Desafíos y colaboración

En el plenario de apertura, Donica Pottie, de la Embajada de Canadá en Tailandia, señaló que, en una época de noticias falsas, la colaboración es fundamental. Su opinión fue reafirmada por Simon Keogh, del Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido, que habló de un mundo “marcado por la incertidumbre”. Ambos destacaron la función vital de los think tanks, trabajando en conjunto, a la hora de combatir esta incertidumbre,

Esta inestabilidad se exploró aún más en el siguiente panel. No obstante, si bien se reconoció el impacto negativo del estancamiento y el debilitamiento de la democracia en algunas regiones, así como el aumento en la polarización política a nivel mundial, se señaló que no se deben pasar por alto problemas existentes, como la descolonización. Los desafíos que enfrentan los think tanks no son completamente nuevos, pero las estrategias para combatirlos deben evaluarse constantemente de manera colaborativa para asegurarse de que se compartan y se utilicen las enseñanzas obtenidas en toda la comunidad de think tanks.

Subrat Das, de CBGA India, destacó la necesidad de crear diversidad entre los think tanks en relación con sus agendas de investigación. Hubo un amplio consenso sobre la necesidad de cambiar el enfoque al crear agendas de investigación, dejando atrás la identificación de problemas actuales para señalar oportunidades en el futuro. Esta idea se reforzó más tarde en la sesión “Pregúntele a un financiador”, donde los panelistas coincidieron en que, para incrementar los aportes de capital, se deben demostrar con claridad los resultados positivos que pueden alcanzarse.

Enseñanzas extraídas

En la segunda sesión plenaria, los evaluadores del programa ITT compartieron su aprendizaje tras reflexionar sobre los diez años del proyecto. Ian Christoplos, de NIRAS, observó estrategias clave, como desarrollar las capacidades del personal, que tuvieron un impacto acumulativo en el éxito de los think tanks que forman parte del consorcio. Un elemento fundamental del aprendizaje, sin embargo, se vincula con las relaciones formadas entre los think tanks y, a su vez, en sus regiones. Ian destacó la función central que cumplieron los oficiales regionales en este programa al permitir más diálogos abiertos entre think tanks, por un lado, y las sociedades civiles y los encargados de formular políticas, por otro.

El valor del proceso de evaluación fue celebrado por Dan Peters, de la Fundación Bill y Melinda Gates. Dan habló sobre la necesidad de transmitir estas conclusiones fuera de la comunidad de la ITT para producir cambios reales y permitir que los think tanks sigan creciendo y colaborando de manera eficaz, más allá de la duración del proyecto. El valor de un coordinador regional, por ejemplo, podría formar parte de todas las comunidades eficaces de think tanks para promover un diálogo abierto y transparente entre las organizaciones de investigación, el sector privado, los actores que influyen sobre las políticas y las sociedades civiles.

Financiación

La consolidación de las relaciones fue una enseñanza pertinente para mencionar en la última sesión plenaria de la jornada, que les entregó la plataforma a los financiadores. Se hizo evidente el valor de la confianza y del diálogo abierto, que incluyen comprender los diversos impulsores de la financiación nacional, como señaló Yamini Aiyar de CPR India, y aumentar la flexibilidad de los think tanks para que colaboren con organizaciones no dedicadas a la investigación.

Durante la mañana, Somkiat Tangkitvanich, del Instituto de Investigación de Desarrollo de Tailandia, había destacado un punto que se repitió en esta sesión: la necesidad de empatía. Ya no es suficiente con generar evidencia, sino que esta debe ser interesante para quienes la necesitan. La comunicación de los resultados es fundamental para influir en las políticas, pero, como señalaron los financiadores, también lo es la comunicación de los potenciales logros a fin de garantizar la financiación. Sara Lucas, de la Fundación Hewlett, disertó con pasión acerca de la necesidad de que los think tanks dejaran muy en claro cuáles son las metas finales al tratar con financiadores. Hizo un llamado a dejar atrás las solicitudes de financiamiento básico para respaldar instituciones sostenibles y estructurar una comunicación que ilustre con claridad el impacto más amplio de la organización, más allá de los procesos tradicionales de investigación y participación, para pasar a enfoques más integrados y colaborativos. Peter Taylor reiteró este concepto y destacó la importancia de abrir diálogos que se relacionaran con los intereses del financiador; en sus palabras, aconsejó “comenzar desde donde surgen”.

Además de las sesiones plenarias y los paneles, se pidió a los asistentes que cocrearan agendas ambiciosas para think tanks sostenibles, que respondieran a las conclusiones de la evaluación. Las notas recabadas durante esta sesión se explorarán con mayor detalle mañana.

No resulta sorprendente que, al acercarse el final de la ITT, la conversación virara hacia problemas relacionados con la colaboración continua: fortalecer las redes; trabajar en conjunto; ampliar el alcance de cada think tank para producir cambios mediante métodos más sistémicos y amplios, y evitar los riesgos que presentan las agendas como los ODS, que pueden reducir la visión de los think tanks y, de esta manera, su capacidad de anticipar el impacto con más amplitud.

La primera jornada del intercambio permitió articular los desafíos reales que enfrentan los think tanks, no solo aquellos que forman parte de la iniciativa. Se hizo evidente que existe un deseo real de aprovechar el impulso del programa ITT y permitir que los think tanks avancen juntos tras este programa de diez años, para compartir las buenas prácticas más allá del consorcio.

Las enseñanzas compartidas de la evaluación y las opiniones de los financiadores permitieron establecer preguntas centrales para avanzar hacia un futuro sostenible. Durante los próximos dos días, en comunidad, trataremos de responderlas.

Más información:

Share: Pinterest

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • Name *
  • Website